Los cambios en general pueden ser emocionalmente intensos, ya sea en el área laboral o personal, ya sean cambios previstos o inesperados (como la emergencia sanitaria que enfrenamos). El cambio puede detonar confusión, miedo, ansiedad y frustración. Esto nos consume tanto física y emocionalmente y nos puede introducir en un círculo vicioso de ansiedad y que incrementa la resistencia al cambio todavía más.

 

Mejora tu adaptabilidad

 

Resistirse a un cambio inesperado es inútil, especialmente si no hay posibilidad de vuelta a la situación previa. En el área laboral, nadie quiere convertirse en un obstáculo para el cambio. No es bueno para ti, tu carrera profesional o para tu organización. Mejorar la adaptabilidad, que es una competencia crítica de la inteligencia emocional, es clave para romper ese círculo.

Afortunadamente, es una habilidad que se puede aprender. En nuestra práctica como coaches, nos encontramos que lidiar con el cambio es una de las prioridades de nuestros clientes, ellos quieren mostrarse como adaptables al cambio más que como factores de impedimento. 

Curso - Manejo Inteligente de las Emociones

Inicia un proceso para mejorar tus relaciones personales y tus resultados profesionales desarrollando tu inteligencia emocional.

 

 

En opinión de los especialista Kandi Wiens, quien es miembro de la facultad de la Escuela de Graduados de Educación de la Universidad de Pennsylvania y Darin Rowell, quien es el fundador y socio gerente de FrontierX.Global, la próxima vez que enfrentes una situación de cambio importante considera estas cuatro estrategias de inteligencia emocional que pueden ayudarte a aceptar el cambio, en lugar de sufrirlo.

 

 1. Identifica la fuente de tu resistencia.

 

Comprender las razones de nuestra resistencia a ese cambio requiere un alto nivel de autoconciencia. Por ejemplo, si te preocupa que el cambio hacia una situación nueva y desconocida te haga parecer incompetente, puedes crear un plan de aprendizaje para las nuevas habilidades que se necesitará para tener éxito. Incluso si no te gusta la dirección en la que se está moviendo la organización, participar en la implantación puede ayudarte a recuperar la sensación de control y reducir su necesidad de resistirse.

 

2. Cuestiona el juicio que se esconde detrás de tu respuesta emocional.

 

Nuestras reacciones emocionales al cambio a menudo reflejan nuestras interpretaciones o “historias” que nos contamos para interpretar nuestra realidad y darle un sentido. En realidad, nuestras historias son a menudo subconscientes y rara vez en línea con la realidad. Habrá que preguntarse: ¿Cuál es mi principal emoción asociada con este cambio? ¿Es miedo, ira, frustración? Una vez que identifiques la emoción, pregunta de qué se trata. ¿Qué es lo que verdaderamente me hace enojar / temer / frustrar? Este tipo de preguntas ayuda a iluminar las historias que impulsan nuestras emociones e influyen en nuestras percepciones.

3. Acepta lo que te toca de esta situación.

 

No siempre es fácil darse cuenta de nuestra contribución en crear una situación negativa. Una persona consciente de sí misma reflexiona sobre cómo sus actitudes y comportamientos contribuyen a su experiencia del cambio.

Por ejemplo, si te has dado cuenta de que te estás volviendo cada vez más y más inmediatamente tenso cada vez que escuchas un nuevo cambio. La práctica de la atención plena te permitirá examinar tus sentimientos y cómo afectan tu actitud. Al reflexionar sobre cómo tu reacción inicial contribuye a una cadena negativa de eventos, será más fácil ajustar tu actitud para ser más abierto a considerar nuevas perspectivas, que a la larga cambiarán la forma en que reaccionas ante todo.

 

4. Ábrete a las nuevas posibilidades.

 

Las cosas pueden parecer sombrías cuando no estás de acuerdo con un nuevo cambio, pero los estudios muestran que tener una perspectiva positiva puede abrirnos a nuevas posibilidades y ser más receptivos al cambio. Hacerte algunas preguntas simples te ayudará a pensar de manera más optimista. Primero, pregúntate, ¿dónde están las oportunidades con este cambio? Y luego, ¿cómo estas oportunidades me ayudarán a mí y a otros?

 

La habilidad de adaptación rápida al cambio es una característica importante de un líder. Toma la decisión intencional no sólo de aceptar el cambio, sino de impulsarlo positivamente hacia adelante.

 

En el Taller Manejo Inteligente de las Emociones podrás iniciar un proceso de fortalecimiento de aquellas competencias de inteligencia emocional que requieres para mejorar tu adaptabilidad y que te ayudarán a lograr tus objetivos personales o profesionales.

 

Si quieres saber más, da clic en el siguiente botón: